¿Por qué se ven más RATAS en Otoño?

Durante la primavera y verano, las ratas domésticas (rattus rattus) tienen abundante alimento en el exterior (frutas, granos, insectos, moluscos, etc.). Es en esta época que tiene los picos más altos de reproducción.

En estas condiciones no resultan mayormente molestas para los habitantes de casas y en los locales ya que ellas, generalmente, van a mantenerse en el exterior.

Con la llegada del otoño, estos alimentos comienzan a escasear, a lo que se le suma que la temperatura desciende y, por lo tanto, deben aproximarse al ser humano para obtener alimentos y refugio. Demás está decir que, posteriormente, en invierno el problema se agrava, pues las condiciones se vuelven más adversas para estos roedores.

Si tenemos en cuenta que las poblaciones han llegado a un nivel máximo, por el empuje reproductivo del verano, nos encontramos con una amenaza constante que implica un riesgo inminente de ingreso a las construcciones (casas, locales, fábricas, etc.) y su posterior instalación y multiplicación.

¿Qué debemos hacer entonces?

Las medidas deben ser aplicadas durante los 365 días del año, como forma de minimizar la presencia de roedores en los alrededores de nuestras casas y locales. Detallamos las que entendemos, son de mayor importancia:

a.- Comida de las mascotas. Procure que nunca queden restos de comida de las mascotas en el exterior y, muy especialmente, en la noche. Déle a su perro o gato la comida justa que él ingiera sin que queden excedentes. En lo posible, retire los recipientes vacíos y guárdelos en el interior, en un lugar donde no tengan acceso los roedores. No deje las bolsas de ración en lugares con acceso. Procure dejar dicho alimento en recipientes rígidos con tapa y no en las bolsas.

b.- Residuos. Haga un manejo seguro de los residuos. No deje los mismos fuera de recipientes en el exterior de la vivienda o local, principalmente en la noche. Recuerde que los roedores tienen hábitos nocturnos y, por lo tanto, a partir del crepúsculo comienzan sus recorridas en procura de alimento. Tienen el sentido del olfato muy desarrollado y detectan alimentos a mucha distancia. Si Ud. deja residuos orgánicos afuera, sin protección, está invitando a las ratas a que se aproximen a su vivienda.

c.- Leña. Las estibas de leña de más de dos hilera o de más de 1 hilera contra una pared, proporcionan un refugio adecuado para los roedores. Por lo tanto, cuando tenga que acumular leña, hágalo teniendo en cuenta este simple dato.

d.- Puertas. Revise que las puertas de acceso a su vivienda o local no tengan una luz inferior de más de 1 cm. pues puede permitir el ingreso de ratas, a través del mismo. Observe además que las mismas no estén roídas ya que ese es un síntoma de la presencia de ratas en los alrededores que están buscando un lugar para acceder. Tome la precaución de mantener las aberturas cerradas a partir de la tardecita,  que es cuando podrían comenzar a transitar estos roedores.

e.- Indicios. Revise en forma permanente la aparición de excrementos, especialmente en rincones y lugares oscuros. Los roedores tienen la particularidad de dejar sus deyecciones por los lugares donde transitan y, la acumulación de los mismos muestra que esa es un área que frecuentan o donde se sienten resguardados.

f.- Vegetación. Es importantísimo mantener la vegetación que rodea a las construcciones en forma prolija y fundamentalmente se debe evitar que las ramas tengan contacto con el techo o con las paredes en la proximidad de ventanas. De esta forma se le elimina un posible acceso a un techo liviano con cámara o a una ventana alta que pueda permanecer abierta.

g.- Control. El control racional de esta plaga se hace necesario incluso en los casos en los que se ha visto esporádicamente alguna rata transitando por los muros, techos, árboles o cables. Ese encuentro ocasional nos está dando la pauta de la presencia de un circuito por el que transita una o un grupo de ratas, en forma habitual. Si no se las ve en forma frecuente es porque ellas se ocultan ante la presencia del ser humano. Cuando indicamos “control racional” nos referimos a la aplicación de técnicas apropiadas para cada caso y el seguimiento correspondiente. Solamente este tipo de procedimientos nos asegura el control de esta plaga y nos proporciona las garantía de evitar riesgos innecesarios.

Comentarios cerrados.